13.10.12





Hace 5 años comencé mis estudios en la Universidad Central de Venezuela, a medida que avanzaba la crisis , mas eran las ganas de irme y continuar mis estudios en otro país, sin embargo , evaluaba muchas variables como el presupuesto para estudiar una carrera afuera o simplemente conseguir una universidad que me brindara las oportunidades que me brindaba mi UCV.

El tiempo fue pasando y yo decidí seguir aquí, mis ganas de sacar adelante a Venezuela cada día se aferraban más a mí, y mientras más se acerca el día de mi graduación, menos son las ganas de irme. Venezuela es parte de mí, es mía y de cada uno de los que habitamos en ella, no es de Nicolás, ni de Diosdado, es de nosotros. ¿Por qué me tengo que ir yo, cuando se tienen que ir ellos? Esa es la pregunta que día a día me hago.

Sin embargo la otra mitad de mi, aun sigue decidida a irse. Es como una pelea interna entre lo que siento y lo que debo hacer. Sé que muchos jóvenes y no tan jóvenes hoy estamos pasando por esto y es un fenómeno nuevo, que ni abuelitos, ni padres, ni nadie pudiera aconsejar, lo cual esto hace que el único apoyo y consejero que tengamos seamos nosotros mismos, esto hace más complicado todo.

En las aulas de clases, la típica pregunta es ¿Y para donde te vas tú? Y no ¿En qué empresa deseas trabajar cuando te gradúes? , es triste pensar que 5 años de estudios no valen prácticamente nada en este país y que un bachaquero puede ganar mil veces más de lo que te puede ofrecer cualquier empresa hoy en día.

Pensar en dejar a tu familia, tus amigos, tu tierra, tu todo hace que el corazón se arrugue y se ponga chiquitito día a día, pero si no te vas tú, de todas maneras se irán ellos o al menos la gran mayoría, como lo han estado haciendo durante los últimos 5 años.

Ya me siento extranjera en mi propio país, siento que la confianza es un tema que se ha perdido y que se seguirá perdiendo entre cada uno de nosotros, a veces siento que todo tiene solución, otras veces siento que todo está perdido. Es una lucha entre lo que es y lo que quisiera que fuera. Ojala y todos tengamos la voluntad de cambiar y sacar adelante este país que tanto nos ha ofrecido y que hoy en día no es ni la sombra.

Hoy siento que lo estamos dejando solo, que lo abandonamos y que él nos necesita. Hagamos planes para que eso no suceda y que a pesar de que nos vayamos de él, el nunca se vaya de nosotros y que más adelante, todos tengamos la voluntad de hacerlo cambiar. Si nos vamos y nos olvidamos de él, dudo mucho que exista solución.


Sigueme en mis redes:


@Pagetrendy